Tips de Emergencia para el Bolsillo.

Tips de emergencia para el bolsillo

“Frente a las enfermedades que genera la miseria, frente a la tristeza, la angustia y el infortunio social de los pueblos, los microbios, como causas de enfermedad, son unas pobres causas.” Ramón Carrillo.

Tomando en cuenta la frase anterior, la cual data de la década de 1940, podemos considerar que crisis como la actual, la humanidad ha vivido varias, y ciertamente cuando las necesidades pasan primero por la falta de alimentos, o de recursos básicos, es muy difícil creer que un virus nos pueda matar.
 
Es por eso, que en este artículo he decidido dar unos tips de emergencia para el bolsillo, y también compartir la experiencia personal que esta crisis viene dejando.
 
Quién escribe el 5 de mayo pasado quedo desempleado (junto con otros 20 compañeros) luego de estar 8 años en la misma empresa, ¿impacta, genera incertidumbre, miedo, ansiedad? por supuesto, y eso que lo veía venir por ciertas señales que daba la empresa, es una situación de la que nadie es ajeno y si el lector está viviendo algo similar, voy a dejarle mis vivencias que quizás ayuden.
 
Sea si está sin trabajo, o si observa que puede quedar sin empleo, o tiene un emprendimiento y no sabe como continuar sin tirar la toalla; 
Lo primero es TOMAR UNA DECISIÓN, no quedarse quieto, asumir que todo puede empeorar en cuestión de tiempo (básicamente en lo económico estoy hablando, sin descuidar lo sanitario).
 
Si no es de las personas que administra su economía y no tiene idea de cuánto ingresa y cómo se va el dinero de su casa, debe URGENTEMENTE cambiar de hábitos, tomar lápiz y papel y hacer un detalle lo más exacto posible de todo el dinero que ingresa, sea por salario, subsidios, rentas, o cualquier medio.
 
 Lo mismo para los gastos, y aquí es un poco más difícil ¿por qué? Porque hay muchos gastos que nosotros “escondemos” dado que generalmente son impulsivos y después no recordamos esos gastos (una golosina, una ropa, alguna oferta tentadora de un supermercado, etc).
 
Por eso, en mi caso particular separo los gastos “fijos” que tengo mes a mes, como son el alquiler, los gastos de servicios (luz, agua, etc), las tarjetas, algún préstamo, los gastos en transporte, entre otros.
 
Y por otro lado los “gastos variables” que pueden ser, un surtido en el supermercado, gastos de vestimenta, alguna reparación en la casa, y todo aquello que no sea constante a lo largo de los meses sino que sólo circunstancial.
 
Y después, un apartado con los famosos “gastos hormiga” que no son otra cosa que gastos impulsivos y aquellos que parecen mínimos y que en la sumatoria son desproporcionados, (hoy un alfajor, mañana desayuno afuera, luego compro algo de oferta que no es esencial, y así.) 
Cuando tengo todo eso, paso raya y veo como están mis finanzas.
 
Con respecto al tema de las deudas, la mayoría de las personas tiene más de una, sea tarjeta de crédito, préstamos, hipoteca, y si vemos que no podemos cumplir con todas; de las innumerables bibliotecas que hay, y como cada caso es distinto, les voy a contar lo que a mí me ha funcionado quedarme con una sola tarjeta de crédito y siempre pagar por encima del mínimo mensual, luego ver qué deuda tengo más cerca de clausurar en el tiempo y en monto, aquellas deudas que soy consciente que veo “imposible” de pagar, ir a hablar con el acreedor y buscar refinanciar, decirle que tengo intención de pagar pero que dada mi situación no puedo cubrir el régimen actual.
 
Otra medida es reducir lo más posible los gastos, todo aquello que no sea prioridad dejarlo de lado, además comprar de manera inteligente, hacer una lista para 2 semanas o un mes (si el bolsillo lo permite), comprar en ferias vecinales o aprovechar ofertas puntuales o incluso comprar en mayoristas; cocinar mucho y congelar, o si no puedo congelar, hacer 2 comidas e intercalar para que rinda 4 días. Cocinar más aquellas cosas que compramos afuera (pan por ejemplo).
Por último, el ahorro así como la conducta financiera son hábitos, entonces lo mejor es asimilarlos de a poco, si puede ahorrar lo mejor es empezar con el 1% de los ingresos mensuales, aunque crea el lector que es ínfimo, para crear en hábito es ideal a l inicio y después ir incrementando el porcentaje. Lo siguiente es fijarse metas, ahorrar para tener un “colchón de emergencias”, para comprar algo a futuro, un viaje, o aquello que ponga un objetivo en su mente.   
 
Lo ideal es no endeudarse más del 30% de los ingresos, pero soy consciente que es muy difícil para gran parte de las personas; por eso comparto mi experiencia en este tema. Muchas gracias y quedo a las órdenes para evacuar sus dudas o comentarios.
 
                                                                                                                                       Por:  Gabriel Fernández 
                                                                                                                                                       Uruguay
 

Contáctanos


  • Teléfono:
    + 332 246 51 99
    + 333 829 15 23
  • Email:

    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Contacto

captcha

Merkado México Derechos Reservados 2020